Porridge. Nutritivo, sabroso y fácil de preparar.

porridge receta con avena

Tenía pendiente compartiros esta receta hace muchísimo tiempo, pues no en vano el porridge es uno de los platos favoritos de mi hija. Es su forma favorita de comer avena y lo mismo es el protagonista del desayuno como puede ser una merienda, e incluso una cena. Y para quiénes no lo sepáis la avena tiene 8 aminoácidos esenciales, es rica en Vitamina B1, B2, E, Calcio, Magnesio, Zinc y Hierro. Así que si os interesa saber cómo preparar este nutritivo y sabroso plato, quedaos por aquí.

Este clásico plato del desayuno Británico, que no es más que unas clásicas gachas, tiene una larga historia, con origen en Irlanda, atribuido a los celtas, y hasta preside sobre este plato la tradición de removerlo siempre con cuchara de madera, en el caso británico una “spurtle”, con la mano derecha y en sentido de las agujeras del reloj para ahuyentar las malas energías 😉

porridge receta de avena

Una deliciosa manera de comer avena

Y ahora vamos con la receta que no puede ser más sencilla y barata. Os comparto mi receta base, ya luego en vosotros estará la variedad y el añadir o quitar.

Necesitamos: 

  • 250 ml de leche
  • 6 o 7 cucharadas soperas de avena (la podeís adquirir en cualquier supermercado)
  • fruta

Cómo lo hacemos:

  • En un cazo pon a calentar la leche y cuando esté a punto de hervir, retírala y añade la avena. Remueve suavemente y deja que la avena se hidrate con la leche, espesándola. Puedes volver a ponerla al fuego muy flojo o bien con el calor residual hasta que termine de espesar y ofrecer ese aspecto de gachas que todos conocemos.
  • La cantidad que agregues le dará mayor o menor espesor, eso dependerá del gusto. Así que id probando, aunque con esta cantidad no queda ni muy espeso, ni muy líquido.
  • En un bol aparte prepara la fruta. En nuestro caso casi siempre añadimos plátano como base, ya que le aporta un gran dulzor. Es nuestro endulzante natural, ya que si os fijáis nuestra receta no lleva nada de azúcar.
  • Aplastamos el plátano con un tenedor, esto lo pueden hacer los peques muy bien 🙂
  • Agregamos la avena con la leche al plátano y mezclamos bien. Ahora podéis añadir otras frutas o frutos secos, en función de los gustos y gestión de alimentos de vuestros hijos; pera, manzana, fresas, pasas, arándanos,…

Como véis es realmente fácil de hacer y el resultado os aseguro que es sorprendente, y en los meses fríos se agradece un buen cuenco calentito de porridge. ¿Quién se anima? Y si queréis hacer más uso de la avena aquí os dejo unas tortitas que nunca fallan.

Puede que también te interese

4 comentarios

Vero -

Qué buenas!!! Mi marido desayuna esto todas las mañanas, aunque Él sin fruta, se la come aparte. Yo soy más de espelta, pero la tengo que probar con fruta!!!!

Respuesta
Rutina de noche con niños.Un final de día sin estrés – Los cuentos de mamá -

[…] de un tiempo a esta parte le gusta cenar algo dulce y reconfortante, casi siempre lo mismo; porridge o algo ligero. Su cansancio le pide eso para comer y no considero oportuno obligarle a lo […]

Respuesta
Lorena -

Muchas gracias por compartir tu conocimiento! Tengo una duda: la avena se debe dejar en remojo unas horas? En algunos sitios de comida para peques recomiendan hacerlo así por el ácido fítico.

Respuesta
loscuentosdemamasite -

Sí, yo también lo he leído, sinceramente algunas veces lo hago y otras no, depende del tiempo que tenga y aunque lo he leído tampoco lo sé con seguridad. En cualquier caso mediante esta receta se hidratan totalmente. 😘

Respuesta

Deja un comentario

error: Content is protected !!